CHORONI

Uno de los lugares más bellos que tiene Venezuela es Choroni. Para aquellos que no lo conocen, Choroni es un pueblo costero en el estado de Aragua a 40 minutos de Maracay. La belleza de sus playas y el calor de su gente son únicos. 

Para mí, Choroni es como un segundo hogar. He ido desde que tengo 2 o 3 años y es en donde tengo uno de los mejores recuerdos con mi familia.

Para poder llegar al pueblo pasas por una carretera en la montaña que está repleta de curvas y es significativamente angosta. Muchos dirían que no cualquiera se atreve a manejar por ahí. Pero a pesar de ser complicada tiene una magia interesante. A medida que vas rodando, entras en una vegetación frondosa. Comienzas a ver árboles que cada vez lucen más grandes. También te encuentras con varios tipos de animales como monos y culebras.

Llegando al pueblo de Choroni te consigues con un río a mano derecha y con unas casitas muy pintorescas. Su mayor diferencia de otros sitios que he conocido es la calidad de su gente—quienes son y cómo te tratan.

Choroni ha mantenido su cultura de pesca y sus tradiciones a lo largo de los años ya que es un pueblo relativamente aislado del resto de Venezuela y de sus problemas socioculturales. Algunos dirían que es un lugar que se quedó en el tiempo, pero yo lo describiría como puro. 

Es un pueblo pequeño en donde puedes caminar por la playa o por sus calles. También tiene un malecón en donde se ve el bellísimo atardecer y en donde se puede ver cuando llegan los pescadores de su jornada de pesca. 

En las noches, el pueblo se llena de vida. Se escucha su música de tambores y el ruido de la gente bailando en el malecón.

También, ofrece una gran diversidad de culturas. Muchos extranjeros europeos emigraron a Choroni en donde se retiraron de por vida.

Puedes disfrutar de deportes como el surf y la pesca marina. Tienes playas como El Diario que se encuentra a 40 minutos caminando, pasando una montaña. Tienes varios ríos en donde puedes bañarte, cascadas y tienes a Playa Grande que queda a unos 15 minutos caminando del pueblo.

Todo fotógrafo tiene una foto preferida. La mía es en Playa Grande. En esta foto se aprecia una piedra que le llaman la Aleta. Es oscura y emblemática. Lo que más me gusta es el contraste percibido en el momento en el que la ola rompe en la piedra.

 

Playa Grande es una playa muy tropical con una inmensidad de palmeras. Tiene olas y la arena es blanca. No es una playa tan extensa, pero es perfecta para disfrutar cualquier tipo de actividad desde caminar, a estar en la arena o a subirte a las piedras.

La magia de este lugar no es solo por la belleza de sus paisajes. Las vibras de las personas que viven aquí son la razón por la cual Choroni es tan especial. Cuando llegas te sientes tranquilo, como que si no tuvieras preocupaciones. La amabilidad de su gente hace que te sientas cómodo y en familia. Yo aquí me siento en casa.

Para visitar en peñero recomiendo Uricao, Valle Seco y Puerto Escondido en Playa Cepe. También está Tuja que es un poco más lejos pero que es una playa muy bonita. Chuao por otro lado, es un pueblo que solo se le llega por mar. Es productor de Cacao y tiene el Chorreron que es una cascada muy alta.

Tengo muchos recuerdos con mi familia. Todas las navidades íbamos a Choroni. Salíamos en peñero a las playas y pescábamos. A medida que fui creciendo, los recuerdos empezaron a cambiar. Empecé a ir más con mis amigos y a conocer gente del pueblo. Hoy en día tengo muy buenos amigos que todavía viven ahí y que son como familia.

Me gusta que la gente que visita Choroni por primera vez queda sorprendida de tener un sitio así de increíble tan cerca y de no haber sabido de su existencia

Para todas las personas que jamás han visitado Choroni les aconsejo que conozcan el pueblo, que caminen por sus calles y que hablen con su gente. Vayan a Playa Grande, contemplen el azul de Cepe, deslícense por el tobogán del río Lajao y disfruten de su hermoso atardecer en el malecón.

1 comment

  • Hermoso trabajo, excelente fotos sigue tu pasión todo es posible cuando se desea de corazón

    Irene

Leave a comment